Por: Diego Rosas Londoño

Esta semana en su confinamiento mi hermano Luis Fernando, me hizo llegar estas notas sobre la experiencia que vivió con Álvaro Leyva gracias a la invitación de solidaridad con los damnificados del terremoto de Haití que le hicieran a Leyva. Viajaron hasta Puerto Príncipe, capital de un país con pobreza extrema y ejemplo de libertad con la insurrección de los esclavos que sucedió entre 1790 y 1804.

Rosas, ha estado sorprendido con las relaciones y el reconocimiento internacional que tiene Leyva, en los Estados Unidos es respetado, en Costa Rica su amigo Oscar Arias premio nobel de paz, les expresó cuando lo visitaron: “no entiendo como Álvaro, quien es un apóstol de la Paz no ha sido premio nobel” y en Haití su lado humanista lo sorprendió.

En el libro que publicará Luis Fernando, nos contará como fue el periplo con personajes y organizaciones en Santo Domingo capital de la República Dominicana, como ayudaron a los Colombianos en Haití, el hecho que los conmovió ,el rescate entre los escombros de Xolmax un niño que fue dado en adopción en Lyon Francia y entregado con lágrimas ya que perdió a toda su familia, como apoyaron la entrega de plantas eléctricas para barrios de la ciudad, que sucedió durante una semana que durmieron en el piso en el aeropuerto de Puerto Príncipe, se relatan los hechos del rescate de los colombianos que fallecieron en el Hotel la Montana y nos analizará que pasó con la Fundación del Ex Presidente Bill Clinton quien canalizó los recursos de esta tragedia.

Sin duda este y más de 123 hechos que se cuenta en el libro, les dejará una honda huella a las personas que lo adquieran el próximo año. Esta es la diferencia entre los que solo hablan de la paz y la solidaridad y quienes realmente la demuestran con hechos.  En la Foto: Luis Fernando Rosas con Xolmax niño quien fue rescatado y adoptado por una familia francesa. Al fondo un sector del palacio Presidencial destruido por el terremoto. Febrero 10 de 2010. Puerto Príncipe Haití.