Por: Diego Rosas Londoño

Después de nueve meses de iniciado el mandato del joven mandatario de Manizales Carlos Mario Marín Correa, quien logró una votación histórica, y quien ganó venciendo todos los pronósticos se enfrentará a una campaña que iniciarán algunos sectores para revocarle su mandato ante los constantes desaciertos e incumplimientos, según lo señalan los inspiradores de este proceso de participación que tienen todo el derecho a convocarla.

En abril de 2020, la firma Cifras y Conceptos midió por encuesta telefónica a 1821 personas y al Alcalde de Manizales le fue muy bien, quedó ubicado entre los primeros siete mandatarios con buena gestión a nivel nacional, comenzaba la pandemia del Covid 19 con bajas cifras y hoy (agosto 24) el registro oficial es el siguiente: activos: 615- nuevos-56- fallecidos-15- recuperados 529, total confirmados 1.116. Las políticas públicas han sido oportunas, pero como en todo el país la indisciplina social ha sido el mayor referente. A los Gobernadores y Alcaldes de Colombia les ha tocado “bailar con la más fea” el Coronavirus desnudó la fragilidad del sistema político.

El Alcalde de Manizales ha dado “papaya”, no le ha dado continuidad a su equipo dicen algunos, otros que es un gabinete de inexpertos, cometió un error infantil producto de su juventud o de su petulancia lo que es gravísimo, al designar a su secretaria privada violando normas dicen otros, sus aliados afirman que en su fuero está ponerle el salario que él quiera, su respuesta a la opinión fue desacertada “ yo veré cuánto le pago”, esos dineros son de los contribuyentes no suyos señor alcalde, sus amigos muestran con orgullo el informe de la Contraloría  General de la Nación que afirmó: “ en investigación realizadas por nuestros funcionarios no se encontraron irregularidades ni sobrecostos en la contratación por el manejo de la pandemia”, otros expresan que quienes manejan al mandatario una familias de apellido Espejo, Salazar que lo financiaron, una ex Congresista  que acapara los cargos  y un grupo político diferente al partido Verde, o que hace todo lo que le diga la Alcaldesa de Bogotá, todos estos comentarios que se vuelven virales se unen a las razones que tienen quienes están organizando su revocatoria. ¿Serán especulaciones o realidades los comentarios callejeros y noticias en los medios de comunicación?, o es propio del paisaje y la jauría en la que se ha convertido la política?

Para hacer una revocatoria, lo primero que una ciudad de opinión como Manizales debe analizar es la autoridad moral que posean los integrantes que la promueven, apoyo ciudadano real y demostrar el incumplimiento de su programa de gobierno, ojalá no se convierta en una venganza de fuerzas resentidas esperamos que sus promotores representen los estamentos de la sociedad y que tengan autoridad moral. De lo contrario, es una oportunidad histórica para que el Alcalde de la ciudad demuestre con hechos su capacidad, administrativa, personal y que quienes lo respaldaron lo acompañen con mayor dedicación y que llame a otros sectores, ciudadanos, redes de veedurías, sectores gremiales entre ellos la constructora CFC a quien muy pronto la justicia les fallará en derecho su demanda la que debe ser resuelta con objetividad.

Lo que considero inoportuno es anunciar una revocatoria en plena pandemia, en especial cuando la Federación Nacional de Alcaldes pide apoyo y comprensión por las medidas tomadas por los mandatarios que lo que pretenden es salvar las vidas así sean impopulares, si esa revocatoria no se hace con peso y razones quien saldrá fortalecido será el gobernante Manizalita a quien respaldo por el temor a una frustración a la renovación, soy amigo de las revocatorias cuando las cosas se hacen mal o exista corrupción,  pero creo que es  inadecuada por ahora, soy testigo como con la  reformada ley 134 de 1994 Mecanismos de Participación Ciudadana en el primer gobierno de Enrique Peñalosa en Bogotá, Germán Navas Talero, Bruno Díaz, Francisco Pareja, Luis Eduardo Leiva, Luis Fernando Rosas Londoño, Armando Benedetti  y Edgar Galeano convocaron la primera revocatoria del mandato en Colombia y fracasaron por el excesivo porcentaje de participación, la actual Ley 1757 de 2015 ha reducido tantas trabas y es más fácil hacerla. Uno de los primeros Alcaldes revocado en Colombia fue Nelson Javier García Castellanos en Tasco Boyacá. Que se puede se puede, pero que ahora no se debe, no se debe, la gente no está pensando en nada diferente a salvar sus vidas ante el adversario llamado Coronavirus, plantear temas políticos en este momento es perder el tiempo, además de inoportuno e impresentable.

Ciertos sectores afirman que Frente a denuncias de tipo administrativo, penal y disciplinario que han atiborrado los despachos de jueces y magistrados contra el gobernante local Marín Correa, son injustas y politiqueras, algunos consideran que es un inexperto en el manejo de lo público y opositores como el Concejal Víctor Cortés, afirma que tiene pruebas contundentes, claro que a este cabildante le llegó una suspensión por parte de la Procuraduría pero ha sido persistente en su idea de denunciar presuntas irregularidades, amanecerá y veremos.

En Manizales y Caldas está haciendo carrera un “cartel de falsas denuncias” que congestionan los despachos judiciales, esas personas deben ser denunciadas cuando pasan de control ciudadano a la temeridad o a la injuria y calumnia reguladas en el código penal lo que no solo sucede en Manizales, también se volvió reiterativo en algunos municipios del Departamento, parece una estrategia dirigida y lo simpático es  que lo practican personajes que no nacieron en este Departamento, representan intereses extraños o son financiados por dudosos personajes para abrirse paso como sea, aun atentando contra lo nuestro, estos hechos son gracias a la elección del Senado nacional que traslada prácticas corruptas o partidos que reciben  personas  que solo buscan sacar del camino a gente buena pero su alma les huele mal. Esperamos que detrás de la revocatoria al Alcalde existan propósitos de bien común porque si no es así estoy seguro fracasarán.

En próxima columna analizaré las acciones del mandatario de los Caldenses Luis Carlos Velásquez.

Diego Rosas Londoño, Profesor Universitario – politólogo.