Mal de todos, consuelo de tontos: no hay presidente, pero tenemos presentador!