Por: Diego Rosas Londoño.

La justicia divina es inconmensurable, es la que cumplen los dioses una fuerza extraña, celestial, el irrespeto de unos valores, de la fe  esa justicia se aplica con convicción no es medible, por ejemplo autores de asesinatos, robar recursos del estado, masacres, injusticias humanas, el abuso de la armonía ambiental  realizadas por el hombre se le pasa factura y la cobra esa fuerza sobrenatural, ella responde directamente en cualquier ciclo de la vida con quien la cometió, y si no es de esta manera lo hace hasta la tercera generación dicen las escrituras, se le gira el “chequecito” en la vida terrenal, ya en el juicio final  se dependerá de la verdadera justicia.

Los egipcios tenían la idea de la justicia divina, ellos la consideraban en la reencarnación y en la próxima vida la deidad, conocida como la Maat, que es la encargada de aplicar lo que coloquialmente utilizamos los humanos “el que la hace la paga”. En nuestro libro sagrado la Biblia 106 versículos habla de la Justicia divina y sobre la justicia terrenal 29, escrita 400 veces. “Porque Dios (pagará a cada uno según lo que merezca sus obras), romanos 2.6, (no se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra, ¡dichosos si sufren por causa de la justicia, (No teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar”. Se concluye que a quien le han aplicado una injusticia terrenal, tendrá un perdón adicional y como dicen las escrituras “hay de aquellos que llevaron al cadalso a un buen hombre con infamias”. Los que se escondan en la justicia terrenal y resultan absueltos, si son autores de crímenes execrables, no se preocupen que si los cometieron los espera la justicia divina si no es así serán salvados.

La religión, la justicia terrenal mal aplicada, la política al servicio de infamias y enriquecimientos ilegales, la concentración excesiva de dinero sin servicio social, las potencias, los gobernantes, los empresarios, todos sin exclusión deben ser justos, por ejemplo en la mayoría de religiones afirman los estudiosos; la justicia divina, se presenta como una fuerza y afirman: “por ejemplo el hinduismo, es una religión politeísta pero el concepto clave es el (Karma) que es la verdadera justicia divina”. Hay de aquellos que con justicia terrenal aplican una justicia injusta y de aquellos que utilizan el nombre Jesucristo, cometen actos indignos y vulneran los ciclos naturales. ¿Para ellos ese Karma los perseguirá hasta el final de su existencia y seguirá más adelante?