Agencia EFE -La tormenta tropical Gonzalo continúa moviéndose hacia el oeste en aguas de la cuenca del Caribe oriental a una velocidad de cerca de 30 kilómetros por hora (18 m/ph), mientras Hanna, con una velocidad de traslación de 17 kilómetros por hora (10 m/h) sigue su paso hacia la costa de Texas (EE.UU.).

Si bien la fuerza de los vientos de Gonzalo han disminuido en las últimas horas, hasta cerca de 65 km/h (40 m/h), la de Hanna, octava tormenta de la temporada, han aumentado y ahora lleva vientos máximos sostenidos de 85 km/h (50 m/h). Se prevé que este último sistema toque tierra el sábado por la tarde a largo de la costa de Texas, dentro del cono o área de advertencia que muestra la gráfica del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Esta área abarca desde la Bahía de Baffin y Sargent, incluyendo las bahías de Corpus Christi, Copano, Aransas, San Antonio y la de Matagorda (Texas).

De acuerdo con un boletín del NHC, a las 17-00 hora local (21-00 GMT), el centro de Gonzalo fue localizado a unos 625 kilómetros al este de las isla de Barlovento del sur, por lo que el Gobierno de Trinidad y Tobago ha emitido un aviso de tormenta tropical.

Por su parte, el Gobierno de Santa Lucía ha cancelado el aviso de tormenta para esta isla.
Todavía es efectivo el aviso para Barbados, San Vicente y las Granadinas, y Granada y sus dependencias, según el NHC.

Gonzalo se moverá por el sur de Islas de Barlovento este sábado por la tarde o por la noche y sobre el este del Mar Caribe el domingo, dejando lluvias a su paso.

Se espera un debilitamiento de este sistema después de que avance por el Caribe, con pronóstico de disiparse a comienzos de la semana entrante.

Hanna, por su parte, podría convertirse en huracán este sábado al tocar tierra en algún punto de la costa de Texas, pero luego se debilitará en su rumbo a México.

A las 16.00 hora local (20.00 GMT), el centro de Hanna fue localizado a 310 kilómetros (195 millas) al este de la ciudad de Corpus Christi (Texas). Entre los peligros que se advierten por Hanna está la combinación de una marejada de tormenta peligrosa, que hará que las zonas normalmente secas cercanas a la costa de Texas se inunden, indica el NHC, con sede en Miami, Florida.

Este año ya se formaron las tormentas Arthur y Bertha antes del inicio oficial de la temporada de huracanes, que comienza el 1 de junio y se prolonga hasta el 30 de noviembre, a las que le siguieron Cristóbal, Dolly, Edouard, Fay, Gonzalo y Hanna.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés), la actual temporada ciclónica tendrá de 13 a 19 tormentas con nombre (con vientos de 65 kilómetros por hora), de las cuales de seis a diez podrían convertirse en huracanes, con vientos de 119 kilómetros por hora).

De esos huracanes, de tres a seis podrían llegar a ser mayores, es decir con vientos máximos sostenidos de 178 km/h o más.