LOS PAPELES DE JULIO MARTEL: CARIDAD CON UÑA

Por: Adalberto Agudelo Duque

Es frecuente que en los supermercados nos pidan las “devueltas” de los pagos como donación para diferentes causas. No debe hacerse. Los miles de millones de pesos recaudados así ¿van de verdad a auxiliar las entidades, fundaciones, hospicios que pregonan los empleados de caja? Lo que sí se sabe es que esas sumas se presentan maquilladas de mil maneras para evadir impuestos. Eso se llama, en lenguaje popular, caridad con uña. Como eso de la contribución “voluntaria” en las facturas. Lo que nos lleva a otra afirmación: en estos tiempos de pandemia, las empresas no pierden nada. Los “alivios” que el gobierno decretó para “las clases más vulnerables” los pagamos todos primero con el alza evidente y desmesurado de las facturas y segundo con esos pagos extras. ¿Quién ignora que el desastre de Ituango nos lo cargaron a todos en las cuentas? Casi el ciento por ciento en electricidad. En gas y agua también aprovecharon la pandemia para subir las tarifas. Se valieron de la disculpa del coronavirus porque, dicen, la estadía en casa en razón de la cuarentena aceleró los consumos. Nada más falso. He visto facturas en las que rebajó el consumo pero subió el cobro. Lo peor de todo es que ya anunciaron aquí que el tratamiento de aguas residuales será UNA FUENTE IMPORTANTE DE RECURSOS, es decir que los contribuyentes pagaremos la contaminación de los industriales, los fabricantes de jabones y detergentes, desinfectantes y otras especies. Eso es caridad con uña. Nos hacen creer que el medio ambiente, en este caso el componente agua, se va a mejorar con la instalación del proceso de limpieza de las aguas residuales para ocultar el hecho de que el estado no ejerce, no ejercerá, control sobre los grandes contaminadores.

Pero el colmo de la malvadez o de la maldadez la puso en práctica cierto grupo de bancos: “donó, léase bien, ochenta y cinco mil millones de pesos para auxiliar a “los ciudadanos más vulnerables”. Hizo un negocio perfecto: subió automáticamente al 200% el costo de los retiros por cajero. La ganancia es escandalosa. Y hay más: en las ayudas del estado giradas a través del banco que atiende a los agricultores se cobraron “por derechas” cuotas de préstamos de los usuarios. Además, a los destinatarios de esos auxilios los obligaron a bancarizarse y asumir tarjetas con los subsiguientes cobros por su uso. Dicho de otro modo, el paquete de medidas se promulgó esencialmente para “proteger” a la banca del desastre que se avecinaba por el desuso de los créditos través del plástico y de los cobros, robos, que genera. Caridad con uña. Nada más que caridad con uña.

COLOFÓN

¿Y qué tal lo de ELECTRICARIBE? Los “contribuyentes” estamos obligados a pagar lo que se robaron en la costa. Caridad con uña.

Síguenos en Facebook voxmediadiariodigital twitter @voxmedia1 – instagram vox_media_ para estar al día en noticias visita www.voxmediacol.com