Por: Diego Rosas Londoño

Esta semana describió en las redes y en páginas del partido Liberal el veedor de esta colectividad el historiador Rodrigo Llano Isaza, una bella historia de uno de mis antepasados, sentí tristeza , al recordar cuando mi padre José Jesús, me hablaba de un pariente libertario, llamado Avelino Rosas, quien había pasado por su natal Cartago, confieso que nunca investigué los pasos de Avelino, de este amante de la paz, el doctor Llano referenció hace una semana: “ Hoy se cumplen 119 años del asesinato del general Liberal Avelino Rosas, por fuerzas Conservadoras que no respetaron que el guerrero estaba preso y fuera de combate. El general Cubano Antonio Maceo lo llamaba (El león del Cauca”.

Nunca me mencionó el doctor Barco López, al demócrata Avelino Rosas, cuando me afirmaba “ el apellido Rosas no es Caldense, su apellido es Argentino y proviene del dictador Juan Manuel Rosas”, ocultó nuestro lado Libertario, ese fue el Barco despótico, el descalificador, por muchos ¿años no fue amable, al final de sus días cambió totalmente conmigo y mi hermano, fue sensible y reconocía nuestra audacia y el ser tan atrevidos de haberlo desafiado electoralmente, pero decía que no teníamos dinero para sostener lo que habíamos creado con mi exitosa campaña a la gobernación que la hice con dos millones de pesos, Barco me repetía con firmeza el apellido de su paisana, mi madre Alicia Londoño, y recordaba la belleza de nuestras bellas primas en la Aguadas de don Narciso Estrada, me contó que estuvo enamorado de una de ellas. La vida de Avelino Rosas, nunca estuvo en su reflector de avezado historiador.

La verdad es que, al investigar a tan ignorado pariente, me enorgullezco en recordarlo y hoy ante la eternidad con respeto por su alma recuerdo lo equivocado que estuvo mi amigo Renán Barco, no se imaginó que no solo en Aguadas, también en el Departamento de Caldas, estuvo plagada de Rosas, no había muchas en los jardines, pero si en los anaqueles de la Paz y la Libertad. Hoy mi hermano Luis Fernando, sufre una brutal persecución por ser amante de la Libertad, lucha frontal contra la corrupción, y por la Paz estable y duradera, pareciese que las páginas de la vida se repitiesen. Como decía Avelino Rosas al responderle al general Rafael Reyes cuando lo persiguió “La justicia divina se encargará de hacer pagar las injusticias tarde o temprano”.

Según Wikipedia, Avelino Rosas Córdoba nació en la República de la Nueva Granada en Dolores hoy Rosas Cauca el 15 de abril de 1.856 y murió en Puerres Nariño el 19 de septiembre de 1.901, se casó con la Manizaleña Teresa Patiño, amó a su esposa y a la Capital de Caldas, militar y político Liberal, fue fundamental en la guerra de independencia de Cuba y la Guerra de los Mil Días. La historia afirma que Avelino, “tras estallar la guerra civil colombiana de 1.876- 1.877, se une al ejercito caucano que defendía el gobierno nacional del Liberal radical Aquileo Parra. Bajo el mando de Julián Trujillo tomó parte en la batalla de los Chancos, a finales de agosto, donde las fuerzas conservadoras de Antioquia fueron derrotadas. Luego persiguió a los rebeldes y en abril participó en la toma de Manizales, un bastión conservador. En junio de 1.887 asume la presidencia del partido Liberal Colombiano. Rosas contrae matrimonio con la distinguida dama Manizaleña, Teresa Patiño quien lo vincula a todas las actividades sociales y políticas de la región, comienza una campaña para Liberalizar a la actual capital del Departamento de Caldas en 1.888 y deja su impronta.

Concluyo recordando a Víctor Renán Barco, cuando después de su sorpresa al haber alcanzado en el año 1.996 una altísima votación como candidato solitario a la Gobernación de Caldas enfrentando al ingeniero Ricardo Zapata Arias, logré dejar una huella realmente independiente en mí Departamento, ejemplo que repitió en Manizales el médico Jorge Enrique Rojas Quiceno y que espero pueda demostrar independencia, el actual joven alcalde Carlos Mario Marín a quien invite a rodear pero hoy tengo dudas de su equilibrio personal y político. Le deseo lo mejor.

Barco me regañaba y decía “Diego, no sea iluso, escasamente sacarás mil votos, no haga locuras”, logré veintinueve mil sufragios, lo que me ocasionó que dicho ex Senador me repitiera. “En Caldas no hay Rosas ni en los jardines y su apellido proviene del dictador Argentino Juan Manuel Rosas”, nuestra existencia se inclinó más por el ejemplo de Avelino, luchador incansable por la paz que la historia del otro Rosas el dictador de quien creo estuvimos lejos por lo dogmático pero tiene un sitial en la historia del país hermano”. Hoy doctor Renán, ese sembradío está presente en la historia de mi pariente Avelino Rosas, él luchó para que el partido Liberal tuviese presencia en nuestra cuna y seguirá vigente en los nuevos jardines de la democracia renovadora. Así el suscrito y mi hermano estemos muy lejos del actual partido Liberal y actuemos con independencia, reconocemos esfuerzos por recuperar su sitial histórico.

En mi caso la línea Liberal en Caldas estuvo signada por Alberto Mendoza Hoyos y Germán Mejía Duque quien me respaldó para ser concejal de Salamina la cuna Patrimonial del país, nunca apoyé al doctor Barco, las diferencias fueron inmensas, entendiendo que mi relación con él fue de respeto, así haya obtenido diez mil votos en la Dorada a “pura labia e ideas”, lo que le produjo las mismas razones que le profirió en su momento el movimiento del pueblo. Sorpresa y preocupación. Descanse en paz doctor Barco, espero comparta en la eternidad con Avelino muchas Rosas de paz y amor.